BIENVENIDO AL MAGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA

《 Hay que ser, o haber sido pescador, para conocer el goce infinito de la integración del hombre en la Naturaleza. El pescador vive la explosión de la primavera, el rigor del verano, la suavidad del otoño y la tristeza del invierno, conoce la afanosa vida de los insectos, el crecimiento de las plantas, el jugueteo de las aguas, el instinto y la astucia de los animales silvestres, la imponente majestuosidad de las montañas y la sencillez de los prados y las tremendas fuerzas desencadenadas de la naturaleza...》
Prologo del libro LA PESCA DE LA TRUCHA en los rios de León, de Jesus Pariente Diez.

miércoles, 5 de marzo de 2014

A MOSCA DESDE EL PRINCIPIO

Un año más nos encontramos a las puertas de una nueva temporada de pesca de la trucha, y de nuevo como en tantas ocasiones hemos leído y escuchado se suscita la conveniencia de olvidarnos de pescar a mosca seca en estos primeros días y dejarla para  cuando la temporada esté más avanzada comenzando nuestra andadura por los rios con el empleo de ninfas y ahogadas.
Eliminando cualquier infravaloración sobre la pesca a ninfa o ahogada que me parecen perfectamente válidas y que sin duda para estos comienzos de temporada son los más aconsejables,  los pescadores aferrados a la utilización de la mosca seca saben o sabemos de antemano que el empleo de dicho método para las primeras jornadas exige tener encuenta ciertos factores como son el tipo de rio a pescar,horarios más idoneos, imitaciones a emplear, condiciones atmósfericas, caudales etc. Pero que sí se puede a mosca seca desde el principio,  sobre todo para los que consideramos la pesca como algo más que el número de truchas y valoramos otros factores como la emoción que nos produce ver la subida de una trucha a la mosca, o simplemente por el hecho de pasar unas horas en plena naturaleza deleitándonos con su belleza natural. En la pesca de la trucha hay quien busca resultados y quien busca algo más profundo,  más sutil, pero a la vez más hermoso.
Las truchas en estas fechas de comienzos de temporada no disponen del vigor que es habitual en ellas, están torpes e indecisas, habrá que buscarlas allí donde la alimentación sea para ellas fácil de capturar y no signifique un desgaste excesivo de energias, estos lugares pueden ser los remansos, los bordes de las corrientes más o menos pronuciadas, tabladas de corrientes lentas etc. Salvo alguna rara excepción es inútil buscarlas en las corrientes rápidas.
Por eso debemos concentrar toda nuestra atención en buscar una colocación óptima en el tramo de rio elegido,  la observación de nuestra área de pesca escogida debe ser pausada y minunciosa, es por otra parte un consejo válido para el resto de la temporada, el esperar que las truchas estén puestas no es ninguna pérdida de tiempo,  es por el contrario el abecedario de la pesca a mosca seca, y más teniendo en cuenta que en estos comienzos de temporada la actividad de las truchas se concentrará en las horas centrales del día,  y no se prolongará en exceso,  aveces ni siquiera nos daremos cuenta y pasará inadvertida.
Las eclosiones de insectos más precoces son las denominadas con el nombre genérico de " olivas ", como la Baetis Rhodani, " La Abrileña ", la Baetis Vernus etc. Algunos tricópteros de la familia de los Brachycéntridos como la Brachycentrus Subnubilus, " La Sarnosa ", también pequeños plecópteros como la " plecóptera langareta ", Brachyptera Putata, sin olvidarnos de la Rhithrogena Germanica, el popular " Pardón.
En cualquier caso en estos primeros días con un reducido número de artificiales nos serå más que suficiente, pues la propia naturaleza es la que nos aconseja no atiborrar nuestras cajas de moscas, ya que las eclosines en cuanto al número de especies son muy limitadas.
Antes de finalizar estas reflexiones quiero hacer incapié en algo que algunos pescadores no logran diferenciar entre un " andarrios " y un " barredor mecánico ". Amenudo en estos primeros días vemos pescadores practicar la pesca al agua durante prácticamente toda la jornada, y no me parece prudente ir espantando todas aquellas truchas que no estén puestas, dicha práctica se manifiesta en estos primeros días de la temporada en la inmensa mayoría de los casos totalmente ineficaz,  además de irritar al resto de los pescadores del tramo, este " barredor mecánico " es un auténtico suplicio,  no solo para los de mosca seca, sino para el resto de los pescadores. El " andarrios " por el contrario puede perfectamente no molestar a ningun colega, el andar mucho rio no significa que lo haga pescando, sino por el contrario que trate de encontrar tramos propicios, puede que maree un poco o un mucho, pero una vez centrado mantendrá su actividad en un tramo reducido,  lógicamente avanzada la temporada sobre todo en los rios naturales los esquemas no son los mismos y la utilización del método de pesca al agua siempre con mesura y sin molestar al resto de pescadores se rebelará como el más eficaz,  otra cosa muy distinta es que tenga la belleza innata de clavar una trucha que esté boqueando,  aun así también la pesca al agua es apasionante y llena de sorpresas que requiere por parte del pescador mucho sentido del agua, saber leer e interpretar el rio, intuir la postura etc, y sobre todo muchas horas de rio.
Nuestra ética como pescadores a mosca debe ser por encima de todo de respeto a los demás compañeros y al entorno en el que nos movemos,  saludar y cambiar impresiones cuando nos cruzamos con otros pescadores, sea cual sea su método de pesca, no pisar la cabecera de la tablas que estan pescando, pasar cuidadosamente por las orillas para no asustar sus truchas etc. Todos éstos detalles son sin duda un claro exponente del tipo de persona que hay detrás de un wader.
Muchas veces el campo que tanto amamos, sobre todo nuestros tramos habituales de pesca los encontramos llenos de basura,  víctimas de pescadores desaprensivos que utilizaron estos lugares como basureros, seguramente sin ánimo de volver a los mismos,  personalmente siempre llevo alguna bolsa donde guardar mis desperdicios y también recojo cualquier bote o lata que encuentre en mi camino,  y gracias también a otros pescadores que hacen lomismo, casi siempre estos lugares están limpios,  de esta manera podemos disfrutar todos, no solo de la pesca sino también del entorno, con el convencimiento de tener la conciencia tranquila,  para que pescadores que nos visitan y sobre todo para que futuras generaciones sigan disfrutando de estos maravillosos entornos y del fascinante mundo de la pesca.

La mayoria de estos pescadores que no tienen ningun reparo en dejar los lugares por donde pasan como auténticos estercoleros, tienen a  gala ser buenos pescadores, incluso algunos se clasifican como pescadores ecologistas porque devuelven las truchas que pescan, ( las que pescan aquí ! ), lo que no devuelven son las que pescan en Felmin y Villafeliz.
Esta gente menosprecia al resto de pescadores, se creen superiores porque saben el nombre de cuatro moscas, pero lo que no saben es que nunca serán pescadores con mayúsculas, porque les falta la humildad necesaria para reconocer el mal que hacen al entorno y a la pesca.

Estos " pescadores " reunen en sus personas los males de todos nosotros, creemos que ya lo sabemos todo, ironizamos sobre los pescadores de otras artes, rapiñamos a las primeras de cambio los mejores cotos con muerte, buscamos tretas para ocupar los mejores tramos del rio aunque sea a la carrera, presumimos de conocer este o aquel rio, nos damos aires al hablar o escribir sin ningun rubor sobre cuestiones de biología del rio y de los animales que viven en el, cuando no tenemos más base para opinar que algunos tópicos carentes del más mínimo fundamento.
Es posible que estos impresentables llegen a pescar muchas truchas, incluso dentro de su ignorancia llegen a disfrutar del rio y de la pesca, pero nunca pasarán de ser unos mediocres pescadores, un espejo que aglutina las carencias que en mayor o menor grado tenemos todos los aspirantes a pescadores.

Afortunadamente existen sociedades y grupos de pescadores que por su cuenta y sin pedir nada a cambio limpian tramos de rios muy deterirados, también algunas entidades privadas y públicas hacen campañas para recuperar y limpiar Espacios Naturales, pero todo eso no nos ėxime a cada uno de nosotros de cuidar y limpiar como nadie los entornos en los que nos movemos.
La necesidad de perservar los frágiles ecosistemas de nuestros rios ya deporsí fuertemente castigados por la contaminación es tarea de todos, no podemos despilfarrar este regalo que nos ha dejado la naturaleza. En el ámbito de la vida cotidiana nuestra mentalidad sigue siendo la de tirar al suelo todo aquello que nos sobra, lo vemos en los bares,en la calle, en las fiestas fin de semana de los jóvenes etc.con la escusa de que ya lo limpiaran los dueños del bar, o los barrenderos municipales que para eso pagamos impuestos, pero el rio no tiene dueños, ni tiene barrenderos, ni cigüeñas que recojan nuestros desperdicios, sin embargo tiene pescadores con mayusculas, pescadores en toda la extensión de la palabra, que cuidan de la naturaleza y fomentan la pesca sin muerte y la conservación de la reina de nuestros rios, nuestra trucha, pescadores que aman el rio y sufren cuando ven tanta basura en sus orillas, por eso siempre llevo alguna bolsa en mi chaleco.