BIENVENIDO AL MAGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA

《 Hay que ser, o haber sido pescador, para conocer el goce infinito de la integración del hombre en la Naturaleza. El pescador vive la explosión de la primavera, el rigor del verano, la suavidad del otoño y la tristeza del invierno, conoce la afanosa vida de los insectos, el crecimiento de las plantas, el jugueteo de las aguas, el instinto y la astucia de los animales silvestres, la imponente majestuosidad de las montañas y la sencillez de los prados y las tremendas fuerzas desencadenadas de la naturaleza...》
Prologo del libro LA PESCA DE LA TRUCHA en los rios de León, de Jesus Pariente Diez.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

HISTORIA DE UNA CAÑA, R.L WINSTON.

Su historia comenzó en San Francisco, bajo el nombre de Western Fishing Rod Company. En 1929 se hicieron cargo de ella Robert Whither y Lew Stoner, cambiaron el nombre de la firma por Winther -Stoner y las cañas se llamaron Winston, por la contratación de los apellidos y R.L. por las iniciales de sus nombres. Ambos socios eran excelentes mecánicos, Lew además era inventor y había patentado varios artilugios como un afilador de cuchillos, de joven había quedado fascinado por la construcción de cañas después de haber reparado una de bambú que había roto pescando, en poco tiempo se crearon una gran reputación como fabricantes de cañas de bambú. Lew diseñó una serie de cañas que pulverizaron todos los récords anteriores de lanzado. Con la Winston, pescadores normales podían lanzar varios metros más lejos que los récords del mundo de hacia solo unos años. En los años 30, la pesca a mosca se hizo muy popular en San Francisco, en 1938 Winston desarrolló la primera caña de bambú hueca para conseguir con el mínimo peso la máxima potencia. En aquel año, un tal Marvin Hedge estableció un nuevo récord del mundo usando una de estas cañas, que sobrepasó el antiguo récord en casi 12 metros. En 1945, Doug Merrick pasó por la tienda de Winston buscando una caña y encontró un empleo, fue socio hasta 1957, cuando Lew Stoner murió todo el negocio quedó para el. Doug Merrick continuó la tradición artesanal utilizando sus muchos años como pescador a mosca y fabricante de cañas para perfeccionar aún más sus productos.
En 1967, el Internacional Fario Club de París concedió a Doug Merrick la medalla por el extraordinario trabajo y aportación de conocimientos a la caña de bambú refundido. A principios de los años 50 Winston incorporó las características de lanzado de sus cañas de bambú huecas al nuevo material, la fibra de vidrio, inmediatamente éstas cañas se hicieron muy populares como una alternativa ligera al bambú. Tom Morgan adquirió el negocio de Doug Merrick en 1973, y ha continuado con la tradición de artesanía y diseño que ha marcado la larga historia de la Winston. Con el desarrollo del grafito normal y también con el IM6, Winston ha mejorado enormemente sus cañas, incorporando estos materiales más ligeros y de respuesta más rápida, sin arriesgar nunca la acción fluida y equilibrada que se ha denominado "la acción Winston " y colocando a Winston por encima de otros fabricantes desde finales de los años 20. En 1976,la compañía se trasladó a Montana para estar más cerca de la buena pesca, lo cual es esencial para el buen desarrollo de la construcción de cañas. En 1991, Winston fue comprada por David Ondaatje, un gran aficionado a la pesca con mosca, capaz de seguir la larga tradición de calidad y amor a este deporte. David está empeñado en perpetuar los valores que han caracterizado a Winston, el dijo : nuestro objetivo es mantener la reputación de calidad y una absoluta dedicación por seguir construyendo las mejores cañas de mosca que se puedan encontrar en el mundo.

jueves, 16 de octubre de 2014

TEMPORADA DE PESCA 2014.

Diferentes lugares de pesca visitados en la temporada 2014,ríos : Porma, Esla, Órbigo, Curueño, Torio, Omaña, Cea, Bernesga, Duerna, Luna, Tuerto. Cotos: Duerna,Priaranza, Felmín, Tolibia, Condado II y Villafeliz.El resumen de esta temporada 2014 que acaba de concluir la podría definir como peor que la pasada.Dicho en términos vursátiles, la trucha en los tramos libres de los ríos naturales ha experimentado una leve mejoría, no así en los cotos con muerte de los mismos ríos. En los ríos regulados del Esla, Porma, Luna y Órbigo se ha derrumbado bajando muchos enteros. Por lo demás, no hay el menor indicio de que el orizonte piscatorio se despeje en León.

domingo, 12 de octubre de 2014

LITERATURA SOBRE LA PESCA CON MOSCA, I PARTE / II.

Se desconoce el momento en que el hombre en la evolución del arte de la pesca, sintió la satisfacción deportiva de pescar, e inventó la mosca artificial como la forma más elegante y bella de capturar un pez. Lo cierto es que la difusión y el perfeccionamiento de esta modalidad de pesca es moderna y se debe a los ingleses,  españoles y norteamericanos.
Hay quien ha dicho, que de todos los libros sobre pesca, solo un uno por ciento aporta algo original,  y es muy posible que esto sea cierto,  pero el fenómeno existe,  y el hecho de disponer de una literatura tan abundante,  nos indica claramente,  que la acción de pescar no termina en el acto de sacar un pez del agua. La pesca con mosca, es mucho más que empuñar una caña y hacer volar una línea,  hay todo un mundo mágico detrás , y los libros que hablan de la pesca, forman  parte de ese mundo mágico.
Pero no es hasta el siglo XV, en 1496, cuatro años después del descubrimiento de América que aparece el primer libro impreso del que tengamos constancia escrita dedicado a la pesca con caña. Este libro se llama " El libro de San Albano " (1492), y también incluye otros tratados, como la cetrería y la caza; en el capítulo referido a la pesca se denominó,  " The Treatyse of fishynge with an angle "( El tratado de la pesca a la linea ), atribuido a Dam Julyans Barnes, personaje rodeado de un cierto misterio,  y de que actualmente se ponga en duda su existencia.  Se dice que fue abadesa del convento de Sopwell, villa situada al norte de Londres,  sin embargo su nombre no figura en los archivos de la citada abadía.  No obstante,  el libro existe,  y las discusiones sobre el posible autor no le resta ningún valor,  siendo a partir de su publicación cuando la pesca adquiere un tratamiento de distracción,  de pasatiempo y deporte. 
El Treatyse se ocupa de las motivaciones de la pesca y de la fabricación del material para su práctica,  de los peces,  de las técnicas, aveces de forma tan curiosa que no puedo resistir la tentación de reproducir algunos de sus párrafos; así en el capítulo tercero cuando describe los impedimentos que pueden producirse en la pesca dice :《... Usted debe saber que existen doce clases de impedimentos que hacen la pesca poco propicia,  e impiden a un hombre capturar peces,  independientemente de otras causas que puedan producirse. La primera es si sus aparejos no son adecuados u oportunamente hechos. La segunda es si sus cebos no son buenos o no están en buena condición. La tercera es si usted no pesca cuando los peces tienen apetito. La cuarta es si los peces están asustados por la presencia del hombre. La quinta es si el agua está espesa, blanca o roja por una riada reciente. La sexta es si los peces no se mueven por causa del frio. La séptima es si el tiempo es muy caluroso. La octava es si llueve. La novena es si nieva o graniza. La décima es si hay tempestad. La undécima es si hay gran viento. La duodécima es si el viento es del este y esto es peor generalmente en invierno y verano,  el pez no morderá. Los vientos del norte y oeste son buenos,  pero el viento del sur es el mejor. 》
Podemos ver que hay razones más que suficientes como para abandonar la caña antes de cogerla, y que muchas de estas razones no han cambiado desde hace quinientos años,  así como también que los problemas en la pesca,  exceptuando la contaminación,  no son recientes. También nos indica como fabricar una caña de pescar desmontable en tres secciones,  utilizando varas de nogal para el cuerpo y talón,  y manzano o ciruelo silvestre para el puntal. Para los anzuelos es preciso dice, disponer de agujas finas, de sección cuadrada, que una vez destempladas al fuego,  son trabajadas mediante útiles y herramientas, hasta adquirir la forma deseada. 
Pero sin duda, el centro de su trabajo está en la afirmación,  de que sólo doce moscas artificiales debían ser usadas en otros tantos meses del año,  quedando esta afirmación incorporada por mucho tiempo a la pesca con mosca,  hasta que Charles Cotton en 1676 describiera magistralmente 65 moscas artificiales para ser usadas a lo largo de un año de pesca, hechando por tierra la teoría de Dam Julians Barnes.
Así es el primer libro escrito sobre pesca,  origen de una literatura tan amplia como desconocida por la gran mayoría,  con obras verdaderamente interesantes,  otras no tanto,  y algunas que han llegado a suscitar polémicas en la época que fueron escritas. Del interés suscitado por el Treatyse nos puede dar idea el hecho de que fue reimpreso dieciocho veces en los dos siglos posteriores a su publicación. 
El segundo libro en importancia por orden cronológico,  es el de Fernando Basurto, " Diálogo del cazador y del pescador " (1539), sin olvidarnos de algunas obras significativas, como el manuscrito alemán de Heilderberg, " Wie man fisch un vögel sahen soll " ( Como capturar peces y aves ), publicado hacia el año 1500. Basurto demuestra tener unos conocimientos de la pesca con caña y de la vida natural de los insectos asombrosos, en su libro no hay espacio para las ambigüedades ni suposiciones, nos dice como pescar con cebo natural y con mosca artificial,  no especifica ningún modelo en concreto,  pero nos dice que cada mes del año,  corren por el río diferentes moscas, y nos pone un ejemplo de como montar la imitación de una de ellas paso a paso.  Es el primer español que tengamos constancia escrita,  que nos describe el montaje de una mosca artificial,  es sin duda una de las obras Europeas más importantes que se haya escrito sobre la pesca con caña y de los peces que se pueden pescar con ella, tanto en el mar como en el río. Es además una obra literaria llena de encanto,  con juicios veraces y actuales,  que debería llenar de orgullo a todos los españoles,  sean o no pescadores. Esta obra creo que ha sido poco divulgada, y por tanto poco reconocida. ( En este mismo blog, etiquetas:libros de pesca, se puede encontrar un modesto análisis de su obra ).
El tercer libro es sin duda el " The Compleat angler ", ( El perfecto pescador ), de Izaak Walton, publicado por primera vez en 1653, y del que existe una edición en español. Entre las dos fechas,  la del Treatyse (1492) y The Complear angler (1653), se conoce un libro escrito por L.Mascall en 1590, y otro por Thomas Barker en 1651, " The Art of Angling ", ( El arte de la pesca con mosca ), libro que ha suscitado gran interés al haber aparecido hace relativamente poco tiempo,  sobre unos 60 años una edición de 1577, y que presenta grandes similitudes con la obra de Walton. 
Barker menciona por primera vez el uso del carrete y los montajes de moscas en " palmer ". El gran Izaak Walton, confiesa haber adquirido sus conocimientos sobre la pesca con mosca descritas en las primeras ediciones de su obra,  "The Compleat Angler " 1653, en el trabajo de Thomas Barker, " The Art of Angling ", publicado en1651. Barker fue una de las figuras más importantes en el desarrollo de la pesca con mosca,  fue el primer escritor inglés en detallar como se debía montar una mosca y enrollar el hackle, dando gran importancia a la elección de los materiales que dispusieran de una gran capacidad de flotación. La descripción y el montaje de las mosca de mayo dada por Barker hace casi cuatro siglos,  sigue siendo eficaz y moderna,  sus recomendaciones para el montaje de moscas, disponen de una seguridad llena de encanto. En uno de sus párrafos nos dice "《... Ahora le enseñaré como debe montar las moscas : aprenda a hacer dos moscas y hagalás de esta forma.... esta es la palmer, anillada con oro y plata,  y la mosca de mayo que es la mosca fundamental de todas las moscas...》. Para la pesca del salmón,  aconsejaba utilizar un carrete capaz de almacenar una línea de crin de 26 yardas,  (~24 metros ), Barker bastante preciso en el proceso del montaje,  no lo era tanto en la definición de la pluma,  todo lo contrario que las moscas del Manuscrito de Astorga, algo bastante habitual por otra parte en Inglaterra.
Sin embargo, The Compleat Angler, escrito en forma de diálogo entre maestro y alumno, es una obra poética,  donde se describe la atmósfera que rodea el ejercicio de la pesca de una forma magistral. Las ediciones efectuadas hasta hoy de esta obra, solamente en Inglaterra, superan las trescientas, las cinco primeras aún en vida del autor, siendo en la quinta (1676), en la que aparece una segunda parte, escrita por el inglés Charles Cotton, pescador y amigo de Walton. Del valor de esta obra puede dar idea el ensayo escrito por Miguel De Unamuno, que no era pescador ( para desgracia de todos nosotros ) lo tituló, " Después de leer a Walton ", de quien dice :《... No a todos les es dado como a Walton elevar la pesca con caña a la bella arte,  que como la poesía y la virtud, lleve en si misma su recompensa,  y sacar de este onestísimo, tranquilo e inocente arte un corazón manso y agradecido al Dios de la naturaleza. 》.
No podemos olvidar por su interés histórico,  aunque no se trate de un libro impreso, el Manuscrito de Astorga (1624), donde se describen trenta y tres modelos de moscas artificiales para la pesca de la trucha, con un realismo desconocido en esa época, recopiladas tal vez de manuscritos de otros pescadores por el pescador Lorenzo García y entregados a Juan de Bergara para realizar la primera parte,  y una segunda por autor desconocido, además del manuscrito del leonés Luis Peña, donde se describen cuarenta y un modelos de moscas artificiales,  ( más sobre el Manuscrito de Astorga y el de Luis Peña, en las fotografías adjuntas de esta misma entrada ). Es de destacar el esfuerzo investigador de Alfonso García Melón sobre el Manuscrito de Astorga, plasmado en su libro,  " El Manuscrito de Astorga y Juan de Bergara " (2003), y más recientemente el libro escrito por el leonés José Luis García González,  " Pluma, Seda y Acero. Las moscas del Manuscrito de Astorga ", (2011).
Es de justicia recordar, que la gran cantidad de libros ingleses se debe, a que es en Inglaterra donde el tema de la pesca con mosca, ha sido tratado con más amplitud, y por otro lado, si la mayor parte de ellos tratan de la pesca con mosca, es debido únicamente, a que ha sido en Inglaterra donde dicha forma de pesca fue inventada. El número de obras dedicadas a la pesca en lengua inglesa se aproximan a las seis mil. Westword, en su biblioteca piscatoria aparecida en 1883, menciona cerca de tres mil, siendo la pesca con mosca y los tratados de entomología aplicados a la pesca, los que mayor atención han recibido en trabajos escritos.
Del siglo XVII, hay que destacar tres libros : " Anglers Vademécum " (Vademécum de los pescadores), de J. Chettam, que es el primero en citar las moscas con cuerpo en dubbing," The true art of angling " ( El verdadero arte de la pesca con caña ),de John Smith, y el libro de Gervase Markham," A discourse of  the general, art of fishing with an angle ", ( Diálogo con un pescador sobre el arte de la pesca en general ), escrito en 1631.
Es a partir del siglo XVIII, cuando aparece el libro que seria punto de partida de los actuales montajes de moscas secas, en 1747, R. y Ch. Bowlker, padre e hijo, escriben " Art of angling improved in all its parts, specially fly fishing ", ( La mejora del arte de la pesca en todas sus formas, especialmente en la pesca a mosca ),se detallan veintinueve modelos de moscas, entre las que encontramos las Blackgnat, Spinder, Caddis etc. Aparece también el primer libro francés importante,  " Traite generale des pesches ", ( Tratado general de la pesca ), en dos tomos, estando el segundo tomo dedicado a la pesca profesional, y siendo el primero una recopilación de varios textos ingleses.  La primera mención del carrete multiplicador se la debemos a Thomas Best, que escribe en 1787, " A concise treatyse on the art of angling ", ( Un tratado conciso sobre el arte de la pesca con caña ).
El siglo XIX, comienza con el libro de George Scotcher, " The fly fishers legacy ", ( El legado de los pescadores de mosca ), escrito en 1800, y que fue el primero en aconsejar el uso de moscas flotantes, para continuar con Thomas Salter, que un año antes de la batalla de Waterloo, entre los ejércitos ingleses y los de Napoleón, en 1814, escribe " The angler guide ", ( La guía de los pescadores ). En 1818, aparece otra obra francesa,  " Le pêcheur francais ", ( El pescador francés ), escrito por Kresz, en la que define quince modelos de moscas.  Francis-Francis escribe en 1828, " A book of angling ", ( Un libro de pesca ), dedicado a la trucha y otros peces. 
En 1836 Alfred Ronald hizo salir a la pesca con mosca del imperismo reinante, para convertirla en un arte razonable, Ronald fue el autor de la moderna clasificación de moscas para la trucha, su libro,  " The fly fisher's entomology ", ( Entomología de las moscas del pescador ), sigue aún vigente. 
Cinco años después, en 1841, Pullman en su " Vademécum of fly fishing for trout ", ( Vademécum de la pesca de la trucha con mosca ), preconiza el uso de las mosca seca cuando dice :《... Hay que aprovechar el momento en que la mosca cae al agua, pues es cuando mayor apetencia sieten las truchas por ella》.
Y siguen publicándose libros : Willian Hughes, " Practical angler ", ( Pescador Práctico ) 1842; Blacker, " Art of fly making ", ( El arte de la toma de la mosca ) 1843; Edward Chitty escribe en 1845, " The fly fishers tex book ", ( El libro de texto de pescadores de mosca ); Fitzgibbon escribe, " A hand book of angling ", ( Un manual de la pesca con caña ) 1846; T. T. Stoddart, " The Angler's Companion ", ( El Compañero del Pescador ) 1848; Alfred Ronnalds escribe en 1849, " Fly-Fisher's Entomology, Trout-and-Gray ling Fishing ", ( Entomología de las moscas del pescador para trucha y timalo ), Stewart escribe en 1857, " The practical angler ", ( El pescador práctico ), que es el primero en referirse a la pesca "up stream", (aguas arriba); Cutcliffe escribe," Trout fishing in rapid streams ", ( Pesca de la trucha en arroyos rápidos ), también el mismo año. 
En 1869 Edward Crey, ministro de la reina Victoria, con su libro, " Fly Fishing ", ( La pesca con mosca ), dió a esta modalidad una dimensión hasta entonces desconocida, su afición era tal que, casi ciego seguía pescando con la ayuda de un guía, que le indicaba cuando se producía la subida de la trucha a la mosca. En Francia aparece un libro que hoy es considerado clásico,  " Le Pêcheur a la Mouche Artificielle " (La Pesca con Mosca Artifial ), escrito por Charles de Massas en el mismo año. En 1870, Aldam escribe " A quaint treatyse on fleas and the rat of file making by an old man", ( Un tratado pintoresco sobre pulgas y ratas tomado del archivo de un anciano),copia literal de un viejo manuscrito de finales del siglo XVII, reimpreso en 1876.
El peso de los anzuelos,  junto con los materiales usados para el montaje de las artificiales absorbían demasiada agua, y las moscas terminaban undiéndose, es decir, pescaban más como ahogadas que como secas. Pero surgió un personaje histórico para solucionar este problema, el inglés Frederick M. Halford, un gran observador de la naturaleza, se dedicó a confeccionar otro tipo de moscas para usar en superficie y su trabajo lo plasmó en sus libros : "Floating Flies and How to Dess Them ", (Moscas Flotantes y como Usarlas )1886, y " Dry Fly Fishing in  Theory and Practice ", ( Pesca con  Mosca Seca Teoria y Practica )1889. Este personaje merece por si solo, un capítulo a parte, tenemos que considerarle como el padre indiscutible de la mosca seca y creador de una escuela, la llamada," Escuela de la mosca exacta", que aún hoy día tiene seguidores. Sus dibujos para el montaje de una mosca de mayo, con cuerpo separado, la forma de elegir los materiales, en dubbing, los tintes y en general todo lo contenido en sus libros, son de una extremada precisión. Discute las ventajas de los anzuelos de anilla, introducidos años antes y que en su época era materia de controversia, también describe el "whip finish", como el único nudo realmente seguro para terminar una mosca, y describe noventa moscas artificiales con tal precisión como, diferenciar en el"black gnat, (mosquito negro ), el macho de la hembra. También escribió otros libros com : " Dry fly entomology " ( Entomología de la mosca seca ), " Modern development of the dry fly " ( Desarrollo moderno de la mosca seca ), " The dry fly man's handbook " ( Manual para los hombres de mosca seca ). Todos estos tratados no hacen más que acredentar su talla de gigante en el mundo de la pesca con mosca seca.
Halford fue, junto con su amigo Marryat, el genio que mediante una vida dedicada a la pesca y a la observación, promulgó las leyes aún vigentes de la pesca con mosca seca. Se le tachó en su tiempo de una cierta intransigencia, encontró su contrapunto en G.E.M. Skues, quien poniendo un poco de sentido común afirmaba que con estas teorías de la mosca seca, si en el río no había comida en superficie, uno entonces tenía que retirarse de el y no pescar, con lo que de paso afirmaba que las moscas ahogadas eran imprescindibles. En su libro, en el de Skues, escrito en1910, " Minor Tactics of the chalk stream ", ( Tácticas de menor importancia en las corrientes ), trata precisamente este tema, de cómo incrementar las oportunidades de pesca con mosca con insectos inmaduros ( emergentes y ninfas ). Ambos, Halford y Skues fueron figuras en el mundo de la pesca con mosca. 
En 1897 se introduce en Francia la pesca con mosca seca, cuando Albert Petit, presidente del Tribunal de Cuentas escribió,  " La Truite de riviere " ( La Trucha de Río ). En el siglo XX, la proliferación de libros de pesca es tal, que efectuar una selección es verdaderamente difícil, sin embargo debemos citar de nuevo a G.E.M.Skues, que propugnó la pesca con ninfa en sus libros : " Nimph fishing for chalkstream trout ", ( La pesca de la trucha con ninfa en corrientes )1910, y aunque fue considerado herético por oponerse a las doctrinas de Halford, sus libros son un prodigio de sencillez y buen sentido. 
Mottram, dedicó especial interés a los colores y transpariencia de sus moscas en su libro, " Fly fishing " ( La pesca  con mosca ) 1915. 
Final de la primera parte. ( Haciendo clik en las fotografias se pueden ver a tamaño mayor )




Historia cronológica del Manuscrito de Astorga,1624


Historia cronológica del Manuscrito de Astorga,1624


Manuscrito de Luis Peña,1825

Manuscrito de Luis Peña,1825

sábado, 11 de octubre de 2014

LITERATURA SOBRE LA PESCA CON MOSCA, II PARTE.

A partir de 1950, se puede considerar lo publicado como actual,  y es prácticamente imposible la selección por la gran cantidad de libros. Podemos distinguir entre autores franceses,  ingleses y americanos,  de los primeros Barbeillon, Tony Burnand, Duborgel, Charles Ritz, Paul Boyer, Maurice Caussel y Jean Daniel, son algunos de los más conocidos,  habiendo escrito los dos últimos libros dedicados a la pesca marítima.  Y de la pesca marítima,  no podemos dejar de citar una verdadera obra maestra por su contenido " L'aventure de la grande pêche sportiva " ( La aventura de la gran pesca deportiva ), escrita por Marc Richard.

Sobre peces y pesca, existe una gran obra maestra danesa traducida al francés,  con el título " Le monde de la pêche et des poissons " ( El mundo de la pesca y los peces ), con unos dibujos excepcionales,  escrito por E. Cagner y Tre Tryckarl. Las dos obras sobre el montaje de moscas de H. Pethe : " Streamer et mouches a saumons, Techniques de Montaje, Formules " ( Streamer y Moscas de Salmón,  Técnicas de Montaje y Formulas ) 1978 y " Traite Practique de Montages des Mouches Artificielles " ( Tratado práctico sobre el montaje de moscas artificiales ) 1979, resumen de forma admirable todo lo conocido hasta la fecha sobre este tema.

De los ingleses se puede mencionar a John Goddard y su libro, " The Trout Fly Patterns " ( Los patrones de las moscas de la trucha ), John Goddard falleció el 26 de Diciembre del 2012, a los 89 años de edad, dejando un legado invaluable para el mundo de la pesca deportiva,  sobre todo, por que el trabajo de John Goddard, junto con el de su amigo y compañero Brian Clarke, cimentaron la idea, de que solo el conocimiento entomológico, podría ser la gran ventaja del pescador de mosca, cuando se trata de capturar truchas con moscas artificiales.

Pero sin duda, el libro más famoso de John Goddard junto con su compañero Brian Clarke fue, " The Trout & The Fly " ( La trucha y la mosca ), escrito en1980, aclamado como uno de los primeros estudios entomológicos realizados en pos de la pesca con mosca. También escribió otros libros como : " Trout Fishing Techniques ", o " Waterside Guide ". Realizó una película documental, " The Educated Trout " ( La trucha educada ), dividida en cuatro capítulos,  en la que hace referencia a la alimentación de las truchas y las técnicas para su captura.  Su trabajo fue reconocido por destacados medios de información como, The New York Time, y destacadas personalidades asociadas al mundo de la pesca con mosca.  John Goddard, junto con su compañero Brian Clarke, fueron algunos de tantos héroes anónimos de la pesca con mosca que merecen todo el reconocimiento y gratitud.

También entre los autores ingleses podemos destacar a Verniard y sus libros : "Fly dressings guide" ( guia del montaje de moscas ), " One Hundred & One Fly Dressings " ( El montaje de ciento y una moscas), " A further guide to fly dressings " ( Una guia más para montar moscas ). Sawyer y Oliver Kite, crearon estilos  en la pesca con ninfa, etc.

Pero sin duda,  es en Estados Unidos de Norteamérica donde la lista se desborda,  desde Zane Crey, más conocido por sus novelas que por sus libros de pesca,  o Robert Traver, conocido más por la adaptación al cine de su novela " Anatomía de un asesinato ", más que por " Trout Magic " ( La magia de la trucha ), o " Trout Madness " ( La locura de la trucha ), hasta Ray Bergman con su libro,  " Trout " ( Trucha ), un libro básico para los pescadores de antes de la segunda guerra mundial,  donde la historia de la pesca con mosca bien puede dividirse en un antes y un después. 

El libro de Bergman representó para muchos pescadores americanos la verdadera biblia mosquera de esa época,  pero la verdadera contrapartida americana a Skues y Halford, surge de la mano de George La Branche, quien en 1914 publicó " The Dry Fly and fast Water "( La mosca seca en aguas rápidas ), un clásico americano que suplantó a los textos británicos de la época. Edward Ringwood escribió en 1926 " Telling on  the Trout ", y en 1931, " Better Trout Streams " ( Mejores ríos trucheros ). Este periodo de la pre guerra mundial, tiene libros importantes como : " Trout Flies " (1935), Moscas para la Trucha, escrito por Preston Jennings, etc.

En Estados Unidos de Norteamérica,  la pesca con mosca se introdujo durante el siglo XlX, y fue el deporte individual de más desarrollo de la época.  Los norteamericanos pronto revolucionaron todo, y también la pesca con mosca. En este siglo,  las lineas cambiaron de crin de caballo a seda, en 1800, los pescadores ya almacenaban y lanzaban lineas trezadas de seda, prototipos bastante parecidos a los que se usan actualmente.  Pero el avance más significativo fue el desarrollo de las cañas de bambú,  en 1845 un fabricante de Pennsylvania, Samuel Phillipphe, laminando segmentos de bambú creó una caña flexible y resistente y revolucionó para siempre la pesca con mosca,  dando así un gigantesco salto en las técnicas utilizadas hasta entonces. Harand Leonard fue el primer gran innovador que construyó una caña de bambú en 1870. Pronto empezaron a aparecer otros innovadores como F.E. Thomas, Irma y Lomas Hawes, E.H. Eduwards y E.P Payne, que contribuyeron a mejorar las cañas de bambú.  Ya en el siglo XX el desarrollo de las cañas con Dickerson, Garrison, Gillum, Halstead, Young, Winston y Powel. Hoy día, esas cañas perfeccionadas por esos hombres florecen bajo nombres como Orvis, Thomas and Thomas, Winston, G.H. Howels y muchas otras.

En 1950 Vicent Marinaro escribe el libro " A modern dry-fly code " ( Un código moderno de la mosca seca ), este libro produjo un impacto en el mundo de la pesca con mosca al anunciar su " Trout Window ", o sea, el ángulo de visión de la trucha,  también hizo incapié en la silueta de la mosca y en la selectividad de las truchas,  y dejó otra importante contribución al mundo de la pesca con mosca al crear las denominadas " alas torácicas ", para sus modelos de artificiales,  que hasta hoy siguen vigentes. También fue autor del libro " In the Ring of the Rise " ( En el anillado de la subida ) 1999, con una edición en Español, traducido por Emilio Fernández Román. 

En 1951 William Blades, un especialista en el montaje de moscas artificiales escribió " Fishinh Flies and Fly Tying " ( Moscas para la pesca y montajes de moscas ), sus modelos de moscas artificiales,  a criterio de otros especialistas en la materia,  no tuvieron parangón,  no solo por lo realistas que eran y precisas, sino también porque eran pescadoras.

A mediados de los cincuenta, aparece el primer libro sobre las eclossiones dentro de un determinado ecosistema fluvial,  Ernest Schwiebert escribió otra gran obra mosquera, en lo que a efémeras se refiere, " Matching the Hacht " (1955 ), Joe Brooks escribió en 1958 " Complete Book of fly Fishing " ( Libro completo de la pesca a mosca ), a partir de entonces su biografía,  como sus famosas " Blonde " ( rubias ) marcaron toda una época de la pesca con mosca.

En la década de los 70, más concretamente en 1971, el Doctor Carl Richards y Doug Swisher, publicaron un libro trascendental,  " Selective Trout " ( La trucha selectiva ), que vino a cambiar directamente la conciencia del pescador con mosca,  y que llevó a replantearse un nuevo diseño de las moscas artificiales,  es por ello que las llamadas " modelos no-hackles " o las " paradun ", se convirtieron en estandar para la trucha selectiva.  Del libro " Selective Trout " se realizó una versión en castellano (1997), traducida por Emilio Fernández Román. También publicaron otros libros como " Fly Fishing Strategy " ( Estrategia de la pesca con mosca, 1977 ), y " Emergers " ( Emergentes, 1991 ).

En 1978 Ernest G. Schwiebert, escribe una obra sobre la pesca con mosca realmente impresionante,  en dos volúmenes y 1700 páginas,  donde describe prácticamente todo lo concerniente a la pesca con mosca,  simplemente lo titula " Trout " ( Trucha ). Más sobre su biografía en la fotografía adjunta. 

Paul Jorgensen escribió " Dressing flies for fresh and saltwater " ( Montaje de moscas para agua dulce y salada ), Al Mc Clane escribió,  " Standard fishing encyclopedia " ( enciclopedia estandar de la pesca ). En este periodo hubo otros importantes autores y libros como, " Fly Fishing in saltwater " ( La pesca con mosca en agua salada ) de Lefty Kreh (1974), " Stone Flies " ( Mosca de la piedra ) de Carl Richards, " The Angler and the Trout " ( El pescador y la trucha ) de Fred Arbona (1980); " Cadissflies " ( Friganeas ) de Gary La Fontaine (1981); Dave Whitlock y muchos más que hay que dejar de mencionar para no hacer una lista interminable.

En cuanto a lo publicado en España existen algunas traducciones tales como : " La trucha. Como se pesca " de W.A. Adamson (1958); " La pesca y sus secretos " de Victor Dechamps (1961), el autor describe en este libro las notas más sobresalientes que pueden interesar al pescador, con referencia a las distintas especies de peces, " Los secretos de la pesca de la trucha " de Pierre Locouche (1964); "Manual del pescador de truchas " de Dan Holland (1966), un libro de origen norteamericano,  un buen libro para iniciarse en la pesca con mosca,  " La Trucha " de Winifred Evelyne y Margaret E. Brown (1971), traducido por Luis Sáenz y editado en León,  se trata de un riguroso trabajo científico sobre nuestra pintona, anatomía,  alimentación,  ciclo vital, distribución etc. " La pesca con mosca " de Brian Furzer (1980); " La pesca de la trucha con mosca artificial" de Louis Carrère, tercera edición (1976), el lector de este libro encontrará en el, un manual practico y conciso, y un extraordinario documento informativo,  traducido por Juan Francisco Llatjós. " La pesca de la trucha con mosca " de Tony Whieldon (1995), este libro va acompañado de notas explicativas que ayudan a elegir el material adecuado, y el lugar más idóneo segun las condiciones climáticas,  y de acuerdo con la especie de pez que se vaya a pescar. " La Presentación de la Pesca a Mosca" de Gary A. Borger (1995); " La estrategia de la pesca con mosca " de Doug Swischer y Carl Richards (1996); " Emergentes " de los mismos autores (1996); " Las Truchas y los Insectos Terrestres " de Lou Stevens (2000), por citar los más importantes. 

Entre los trabajos originales,  aparte de los ya mencionados encontramos el libro escrito por José Maria Tenorio (1843); " Manual completo de caza y pesca " dividido en tres tratados, el tercero titulado, " De la pesca, o el pescador práctico ", está dedicado a la construcción de carretes y de sedales de crin de caballo en forma de cola de rata de 30 pies, también dedica una parte al montaje de moscas artificiales para la pesca de la trucha, José Maria Tenorio comienza su libro diciendo :《... La pesca es un entretenimiento agradable,  divertido y útil y fácil de egercer.》y sigue diciendo en otro párrafo :《... muchos libros se han escrito sobre este arte provechoso y divertido,  más casi todos solo sirven para recreo, siendo cuando más el fruto de indagaciones,  y las descripciones que los adornan hacen su inteligencia más difícil,  con semejantes libros no se aprende a pescar.》En 1879 se publicó el libro " Manual del pescador. Tratado completo de Pesca " escrito por Valverde, un libro imprescindible en la biblioteca de cualquier pescador, y en 1896 se publicó " El Pescador de Caña ", escrito por J. Quin Az-Mo.

En 1940 se publicó el libro " La pesca deportiva.  Como se pesca la trucha, la mandrilla y el barbo ", escrito por Rafael Nadales, siendo una de las primeras publicaciones en España que trata de las diferentes técnicas para la pesca de la trucha. En 1947 escribe Juan Roig " Pesca de la trucha y el salmón.  Entomología de la mosca seca ", es el primer libro sobre mosca seca y sobre entomología de la pesca escrito en España, técnicas de pesca a mosca seca y montajes de artificiales,  insectos acuáticos etc. Un buen libro que no debe faltar en la estantería del pescador.

En 1953, Juan Soler Lluch escribe " La pesca deportiva.  Pesca fluvial ", y Joaquin Agut García en 1965 " La pesca de la trucha ". Sobre fauna, tanto fluvial como marítima existe la obra editada en 1975, de Roberto Lotina y Carlos Landa en cuatro tomos, que no tiene nada que envidiar a ninguna publicación extranjera.  " Alegrías de la pesca " de Daniel Maury (1978), un completo libro con prólogo de Miguel Delibes, " La pesca de la trucha en los ríos de León " de Jesus Pariente Díez (1979), " Manual técnico para la pesca de la trucha con mosca ahogada " de José Maria Tagarro Casado (1982 ), un excelente cuadernillo con las principales moscas ahogadas para la pesca de la trucha en los ríos de León,  y su ficha de montaje,  " Moscas para la Pesca " de Rafael del Pozo (1987), una verdadera biblia entomológica y un clásico de la pesca con mosca,  imprescindible para cualquier montador de moscas, tanto ahogadas como secas, " La Pesca en León.  Peces, pescador y técnicas ", publicado por el Diario de León en fascículos (1995), " La pesca con mosca de la A a la Z de Emilio Fernández Román (1997), " ¿ Que mosca pongo ? " (2001) del mismo autor, una guia de bolsillo que proporciona de un modo claro y conciso las claves para conocer el río.  En el año 2003, vuelve Emilio F. Román a publicar otro libro " ¿ Que ninfa pongo ? ", este libro trata de responder a cuestiones tales como, el nivel donde hay que presentar la ninfa, comportamiento etc.

José A. Barrientos en el año 2005 escribe el libro " Curso práctico de Entomología,  este libro trata de la morfología de los insectos llevada al máximo exponente,  no se trata de un libro de montaje de moscas, ni siquiera de pesca, pero tiene mucho que ver con este mundo. La Asociación Leonesa de Pesca con Mosca, A.L.P.M. publica en el 2008 una guia de insectos y moscas artificiales,  tanto ahogadas como secas para la pesca de la trucha en León,  se trata de un pequeño manual práctico que tiene por objeto mejorar la información y posibilitar la identificación de los principales insectos conque se alimenta la trucha en los ríos leoneses, así como las imitaciones más utilizadas por los pescadores de esta provincia. Miguel Aguilar y Carlos Bragado escriben " Moscas para la trucha y el salmón " (2010), montaje paso a paso de moscas practicas y efectivas tanto para la trucha como para el salmón y por último el libro de Josetxo Martinez, " El peso en la pesca a mosca " (2011), un libro que a lo largo de siete capítulos,  consigue recorrer las parcelas más importantes, en torno a la pesca con ninfa.

Creo haber dado una visión bastante general e incompleta, de la bibliografía existente  acerca de la pesca con mosca, aunque suficiente para demostrar, que la pesca es un deporte que interesa en la medida del fondo editorial del que dispone cada país.

La evolución y el progreso de la pesca con mosca, en cuanto a los materiales, y en el campo de los conocimientos naturales siguen firmes y es imparable,  pero existe un desafío mayor que tenemos que afrontar todos, pescadores y administración.  Hoy más que nunca debemos concienciarnos del ineludible compromiso de preservar en todo momento a nuestra trucha, el bien más preciado que tenemos los pescadores leoneses. La degradación de los ecosistemas acuáticos y la ansia desmedida de los pescadores en el pasado, nos han llevado a ponerla en franco declive,  es pues hora de que asumamos la responsabilidad que a cada uno le corresponde. Sin la trucha nada es posible,  el pescador con su arte quedaría inservible. 


La mosca no hackle de Carl Richards y Swisher

Tricóptero de John Goddard

Ernest George Schwiebert.

sábado, 13 de septiembre de 2014

DIÁLOGO DEL CAZADOR Y DEL PESCADOR, DE FERNANDO BASURTO.

Es regocijante a la vez que gratificante leer el libro de Fernando Basurto, " Diálogo del Cazador y del Pescador ". Lo uno por tratarse de una joya literaria y estar jalonado de juicios veraces y actuales. Lo otro por ser un Español quién lo escribió,  poniendo así de manifiesto la solera que tiene en nuestro país la pesca con mosca artifial, especialmente la " mosca ahogada " genuinamente Española. Sirva pues este pequeño recordatorio como tributo a su memoria y testimonio de agradecimiento por so obra y contribución a la pesca con mosca artificial.

El libro del Aragonés Fernando Basurto fue publicado en Zaragoza en el año 1539, y se considera uno de los documentos Europeos más antiguo que se haya escrito sobre la pesca con caña. Es bastante más antiguo que " El Perfecto Pescador de Caña " de Izaak Walton 1653, y que el Manuscrito de Astorga 1624, los separan más de un siglo, y solo es precedido en unos años por el " Treatyse " de Dam Julyam Barner 1492.

Basurto era un viejo soldado que estuvo presente en la toma de Granada,  así como en la primera campaña de Nápoles y el mismo lo confiesa de manera explícita en sus conversaciones  con el joven cazador cuando dice : 《... Os quiero decir de algunos cavalleros que yo en mi tiempo alcancé,  que fueron muy diestros y valientes caçazores de nuestros enemigos en la conquista del reino de Granada.》Desde su nacimiento en Jaca ( Huesca ) hacia mediados del siglo XV ( ~ 1460 ) hasta su muerte en 1540 en Zaragoza, la vida de Basurto fue azarosa y poco recompensada en el aspecto económico,  desengaños sociales de todo tipo debieron forjar su caracter como experto y apasionado pescador.

En la época del Renacimiento, la pesca en nuestro país fue ganando adeptos entre una nobleza más proclive a la caza que a la pesca, y esta obra de Basurto no es otra cosa que el fiel reflejo de lo que estaba sucediendo en aquellos tiempos,  seguramente influenciado por la aparición de una nueva clase social.

Respecto de la obra de Izaak Walton, es notorio su paralelismo de pensamiento con respecto a la obra de Fernando Basurto,  en ambas obras tenemos a dos protagonistas destacados,  el cazador ( Venator ), que es convencido por el humilde pescador ( Piscator ), por cierto mucho más humilde en la obra de Basurto, para que abandone el ejercicio de la caza y practique el arte de la pesca. Dos actitudes contrarias van a chocar en breve y sus diferentes posiciones se van a constituir en el eje central del diálogo : la soledad en armonia con la naturaleza de la pesca frente a la agitación y el tumulto de la caza. Toda una enseñanza que va más allá de los meros aspectos técnicos de la pesca y que llega a proponerle un cambio de vida basado en presupuestos radicalmente diferentes de los que hasta el momento regían la existencia del cazador.

Pero a diferencia de la obra de Walton que el diálogo dura cinco días y hay varios intervinientes, en la de Basurto solo intervienen dos personajes,  el viejo y humilde pescador, y el joven y todopoderoso caballero cazador,  y cierran la conversación el primer día.  Por la noche se emplea el pescador en redactar su Tratado, y a la mañana del día siguiente,  en el mismo lugar del primer encuentro, tiene lugar la entrega del Tratado al caballero,  que agradecido intenta persuadir al pescador de que acepte su ayuda. Una vez que queda clara la posibilidad de seguir pescando bajo la protección del huésped,  el anciano pescador decide cambiar de techo, y el diálogo concluye definitivamente. 

En la obra de Basurto nos encontramos con un descarado cofrade nuestro ( Pescador ), que trata sin ningún miramiento al caballero ( Cazador ), hasta que este saca la bolsa de los doblones y lo amansa un poco. Y es que las fabulosas historias que le va narrando el pescador, interesan tanto al caballero ( Cazador ) que este se ve en el arte del manejo de los aparejos de pesca, y tantas veces es presentado el " señuelo " por el pescador,  que el cazador "pica", y resulta convertido al arte de la pesca, hasta tal punto que termina llevándose al pescador a su señorial casa para que le confeccione un " Tratadico " que hable de todos los cebos existentes y de su empleo, tanto en el mar como en el río,  para así aprender rápidamente y dedicarse a la pesca exclusivamente.

A diferencia de la obra de Walton, en la de Basurto el encuentro entre el cazador y el pescador no es nada cordial.  El pescador está enojado porque el cazador irrumpe con gran estruendo en la ribera del río en el momento más inoportuno,  justo cuando los barbos le están entrando. Pescador.《 ... ¡ O válame Nuestra Señora ! Y que cavallero viene caçando por el canto de la ribera con retumbo de tan grandes gritos, y sigue,《...Pues en el mayor punto de mi placer me ha procurado mayor pesar. ¡ O maldito sea el cazador ! ¡ Y que voces viene dando ! ...》. Y sigue poco después : 《... Por cierto no parece el caballero sino al cárabo ( ave rapaz nocturna ) cuando de noche da gritos en las montañas,  o a los moros cuando desde las alturas se muestran a nos cristianos...》

El diálogo sigue narrando el creciente desencanto del humilde pescador contra el ruidoso caballero, punto este sorprendente para nosotros que conservamos una imagen distinta de la sumisión del pueblo ante la poderosa nobleza, y esto es aún más sorprendente cuanto que el libro está dedicado a su protector,  nada menos que el poderoso conde de Morata, don Pedro Martínez de Luna.

Basurto se descara una y otra vez contra los desmanes de la nobleza : Pescador.《... Si no, bolved los ojos atrás por donde haveys venido y vereys cuan perdidos dexays los sembrados de la huella de vuestros criados. E de que los hayays visto mirareys los daños que dexays en las huertas y la destrucción de las viñas por donde haveys pasado...》.

Sigue el pescador atacando al caballero,  pero al mismo tiempo trata de convertirlo a pescador y que abandone la caza. Pescador.《... Y tan gozosa es la delectación que en aquel tiempo se recibe ( se refiere al tiempo pasado en acción de pesca ), que ni se acuerda el pescador de ofender a Dios, ni de perjudicar al prójimo,  ni aun de comer, porque no le fatiga la hambre, ni de dormir, aunque no haya dormido, ni de sus amores, aunque sea enamorado.》

Pero el humilde pescador sigue deseando que se marche el cazador y le deje pescar en paz. Pescador.《... Daría dos días de vida porque fuéssedes ya ido》, hasta que este le ofrece una recompensa económica para que le siga contando maravillosas empresas de personajes históricos,  no siempre verídicos referente a la pesca. Pero el pescador además de humilde es sabio y desconfía descaradamente de las promesas del caballero.  Pescador.《... Si fuesse cierto de vuestra promesa, aun estaria algo contento, más como me recelo que se convertirá en palabras, querria más esperar al cierto que tener esperanza en lo dudoso.》

Se ofende el caballero ante tal insolencia pero no se arredra y sigue el Pescador.《... Señor no os maravilleys de mi incredulidad,  porque ya hizo punto la nobleza y está muy trocada de lo que antes era ( hay razones más que suficientes para no creer en la nobleza por sus desmanes del pasado )》. Pero ante el ruidito del vil metal, el pescador cede y sigue con la tarea de trucar al cazador en pescador. En su entusiasmo llega a decirle al caballero que la pesca es sagrada, porque los apóstoles Pedro y Andrés eran pescadores. Pedro le dijo a Jesus aquello de que todos sus bienes los llevaba encima, de donde dedujo el sabio pescador que era pobre y aun así,  repartió el producto de su milagrosa pesca con los necesitados.

El caballero le suelta un gancho al llegar a este punto. Cazador.《... Si, fueron pescadores los apóstoles,  más pues fueron de redes, no cures de tener vanagloria de aquello》. A esta buena razón del caballero, acusa el golpe el pescador, pero se recupera y contraataca : Pescador.《... Pues mirad, yo os prometo a fe de pescador que si como las halló ( a los apóstoles ) Nuestro Señor pescando con redes las hallara pescando con varas ( cañas ), que antes de llamallos ( llamarlos ) los mirara como pescaban, porque no solamente el pescar aplaze al que trata ( complace al que pesca ), más aun al que mira, más como con sus redes los halló,  que es pesca poco apazible ( poco interesante ), quiso por sus obras recogerlos antes que no mirallos.》

Actual y divertido resulta el párrafo en el cual el cazador ya prácticamente convertido a la pesca le insinua al pescador que le preste la caña. Este le contesta : Pescador.《...Yo os hago voto solemne ( yo os prometo ), no os la prestasse si un tesoro me diessedes》.Cazador.《...¿ Porque razón ?》Pescador.《 Por dos cosas : la una por no estarme parado de no pescar y la otra por las virtudes que tiene mi vara ( mi caña ), y sigue :《... Que tiene un troço ( se refiere al talón de la caña ) que fue cortado de la planta y árbol de Gessé ( huerto de Getsemani ) y el puntal de arriba fue sacado de la barba de la ballena que tragó a Jonas profeta, y los pelos del sedal son de los cabellos blancos que Darida ( Dalila ) cortó a Sansón quando le privó de la fuerza, y esta calabacilla que veys en que tengo mi vino fue la que llevaba Joseph quando fue huyendo en Egipto. Y esta cesta en que hecho el pescado fue la que se dexo sant Pedro riberas del mar quando siguió a nuestro Señor. Y vara e aparejo de tan extremadas virtudes, adquiridos con tanto trabajo no se debe prestar a ninguno...》.

Las trolas que suelta entusiasmado el pescador al cazador para no prestarle su equipo nos dicen que hoy como ayer, somos reacios a prestar nada a nadie de nuestro equipo de pesca.

El " Tratadico " se estructura en cuatro capítulos,  y en ellos se describen todos los cebos y peces que con la vara ( caña ) se pueden pescar, tanto en el mar como en el río. Llama la atención el grado de conocimiento que tenían de la pesca en los ríos,  especialmente en lo referente a la pesca con cebo natural y con mosca artificial,  y también llama la atención la coincidencia de los periodos de pesca con los nuestros actuales.

En el capítulo 2, nos habla de como pescar con la draga o gusarapa ( ninfa de la Dinocras Cephalotes, mosca de la piedra ), dice al respecto :《 Es uno de los acertados cevos que hay para con ella pescar a las bogas, truchas y barbicos, pescando al andar ( al tiento o cebo corrido ), con sutiles aparejos y no mas sino con dos o tres pelos ( dos o tres crines de caballo trenzados entre sí para el terminal ) y el sedal ( la linea ) no mas largo que la vara ( caña ). Hase de poner por la cola en el anzuelo y hase de pescar con ella todos los tiempos del año,... y sepa que adonde con ella se ha de pescar es en agua tirada ( aguas en movimiento ) y no en la que está en reposo.》

También nos habla de como pescar con la lombriz de tierra, apropiada para aguas más turbias,  y también como hacerlo con el gusano de canutillo que el llama " casquillo ", y dice :《 ... los gusanicos sacados de los palicos ( de los estuches ) se pesca con ellos como con la draga, y es muy buen cebo, aunque no tan cierto como la draga, y también se tiene de poner por la cola.》

En el capítulo 4. nos habla de como se monta una mosca artificial y como se debe pescar con ella, y también de como se cojen en el río la que el llama " mariposica blanca de cuatro cornecicos " , y como pescar con ella. Refiriéndose a estas mariposas blancas que de noche vienen a los ríos,  que no son sino las denominadas " palometas " ( Oligoneuriella Rhenana ), Basurto nos demuestra el grado de conocimiento que tenia de la vida natural. Al respecto de este insecto nos dice :《... Primeramente hablando desta  avecica que Dios creió para servicio del hombre, es de saber que ninguna persona hasta hoy supo donde engendra ni se cria, ni de que partidas ( ni de que parte ) viene a los ríos,  y son tan queridas las unas de las otras que aonde van las unas las siguen todas las otras, y es su venida ( y llegan ) en esta parte de España por los meses de junio, julio y agosto, y jamás las ven de día hasta que ya es venida la noche y con la mayor escuridad arriban a los ríos grandes y caudalosos, y en las tablas grandes y hondas donde hay mucho pescado comienzan a bolar junto al agua tanta multitud dellas que en el ruido que hazen parecen a las abejas quando están en la colmena.》

Es probable que Basurto hiciera referencia a las multitudinarias eclosiones de este insecto en el río Ebro, en su curso medio y bajo. Resulta curioso, aunque no extraño que aquellos pescadores no se dieran  cuenta de que esas " avecicas " salian del lecho del río,  y que sus larvas vivian allí hasta hacerse adultas y eclosionar. Basurto nos cuenta como un afortunado pescador dió con la solución para proveerse de estas " avecicas " en el río,  para luego pescar con ellas a la mañana siguiente, nos dice :《... fue tanto el pescado que allí tomó (  que allí sacó ) que cierto quedo maravillado de ser el cevo tan excelente.  La mariposica en los ríos donde hay truchas es muy provada para en los reciales (  es eficaz en las corrientes ) en los días que haze nuble, en agua clara o un poco pardilla ( algo tomada ). Hase de pescar con ella ( dos palometas insertadas en el anzuelo ) al andar ( al tiento o cebo corrido ) sin plomo y sin vela porque vaya el cevo por encima del agua. Y es su pescar a las mañanas, cuando ellas van muertas por el río abaxo.》Justo como lo hacemos nosotros ahora con la artificial,  en posición de muerta o agotada.

Basurto nos habla de otros muchos cebos, tanto naturales como artificiales y también nos dice como pescar con las hormigas aladas que el llama " alaicas ", en aragonés " aludas ", y a pez vivo con samarugos o bermejuelas.

Sobre la pesca con pluma ( mosca artificial ) dice Basurto :《...la pluma del capón o anade ( pato ) o de otra ave que se llama buñal es muy excelente cevo para las truchas, en los meses de abril y mayo, junio, julio, agosto en agua clara y reziales furiosos ( fuertes corrientes ). Hase ( se debe ) de notar que sola la pluma por si no vale nada sino se enxire  con el cuerpo de unas moscas hechas de su mesma color de sedas. A vezes amarillas, a vezes pardas y otras vezes negras porque son los colores de las mesmas moscas a que las truchas se cevan en los reziales tarde y mañana,  para lo qual han de saber que en cada uno de los dichos meses corren por los reziales las moscas diferentes unas de otras y para acertar no cumple ( no hace falta ) sino ponerse junto al rezial y mirar la color de la mosca que volando va por el y sacarle del vivo ( y sacar el color de la natural ) lo cual si verdadero se acierta ( si acertamos con el tono ) es bastante de no dexar trucha en el raudal ( es probable no dejar ni una trucha en el lugar que estamos pescando ).》

Basurto también nos dice como montar la mosca artificial paso a paso, en las fotografías abjuntas se puede ver todo el proceso. En acción de pesca Basurto recomienda pescar con ella de la manera siguiente :《... Con la pluma ( con la mosca ) se tiene que pescar como dicho es : en los raudales ( corrientes fuertes ) sin plomo y sin vela, sino con sola la pluma echándola baxo ( bajo ) del rezial y subiendola por el río arriba con razonable presteza de manera que vaya la pluma arrastrando por encima del agua hasta lo alto del rezial, porque de aquella manera se cevan las truchas a las moscas verdaderas que por eso las engañan con las artificiales.》

Se trata una vez más,  de la adaptación del pescador a las características de los ríos que pesca. Moscas ahogadas capaces de evolucionar sobre aguas tumultuosas como son las de los ríos aragoneses provenientes de la vertiente Pirenaica.  Los pescadores leoneses de la época debieron decidirse por imitaciones más realistas, pero igualmente ahogadas, capaces de evolucionar más tranquilamente sobre o por debajo de aguas no tan tumultuosas como las aragonesas, en las que la trucha tiene más tiempo para seleccionar su presa.

Y termina Basurto su obra entregando el Tratadico al caballero de esta manera : Pescador.《... Otros algunos cevos hay con que se acostumbra pescar en los ríos,  más como son los mejores y más principales los contenidos en este tratado y de los otros no se haze cuenta, no los quise aplicar. Por tanto noble señor, os suplicio recibáis mi servicio con aquella voluntad que vuestra persona os obliga y mi sano desseo lo meresse, pues otro no ha sido sino dexaros contento cumpliendo vuestro mandato, sin dexarle de las manos, dende la hora y punto que me aparté de vos.》Cazador.《 Ya pescador, he visto antes la intención de tu señalado servicio,  si possible fuesse que de mí agradecimiento sin fin quedasse memoria,  como de tu tratado para siempre quedará.  Y con esto tengo determinación de hazer por ti dos cosas : la una quitarte deste vicio, y la otra llevarte a mi estancia y darte en ella de comer todo el tiempo de tu vida, porque tengas mayor contento.》Pescador.《 Señor tus grandes propósitos te agradezco, mas desterrarme del río para no pescar, no lo consiento y de tu determinación apelo. Porque luego que no pescasse, la muerte me pescaria.》y sigue el caballero ofreciéndole todo lo que necesite para llevar una vida más sosegada. Caballero.《 Y considerado esto, quiero pagarte con darte vida con sosiego si la querrás. 》Pescador.《 Señor, harto sosegado la tengo, pues no devo nada a ninguno y tengo mis bienes seguros ( tiene los bienes seguros porque no tiene otra cosa que los aparejos de pesca .)》Cazador.《Pues no los dexas en casa y por eso quiero que te vayas a la mia. E si  algún día querrás venir a pescar, tambien estará en tus manos.》Pescador.《 Dessa manera yo soy muy contento recibir de vos las mercedes por las cuales Nuestro Señor os haya bienaventurado en la otra vida y os guarde y conserve en esta como vos lo desseais. Amén. 》


Montaje de la artificial según Basurto
《 ... puesto en el anzuelo el sedal que sea blanco y bien torcido de solas seys cerdas y el anzuelo que sea de media buelta bien templado ( el sedal se confecciona con varios pelos de la crin de caballo, trenzándolos unos con otros ) tomaran unas poquitas de las plumas desde la exeridura ( curva ) del anzuelo, ponerlas han que vayan las plumas hazia el sedal y comenzaran las a atar desde casi la buelta del anzuelo hasta la paleta y llegada la atadura allí retornaran las plumas azia el anzuelo de manera que con ellas le escondan hasta encima de la punta...》

Montaje de la artificial segun Basurto
《... y hecho aquello haran la cabeza de la mosca junto a la paleta de seda negra que esté encima de la pluma y después harán el cuerpo de seda negra y pondran encima la seda amarilla que quede como escalerica ( brinca ) porque ( para que ) el cuerpo se parezca ( aparezca ) debaxo de la pluma.》

Vista superior de la artificial.

Un fragmento del diálogo.

sábado, 30 de agosto de 2014

IZAAK WALTON Y LA LARVA CADDIS, " GUSANO DE CANUTILLO "

Hablar y escribir de la historia de la pesca resulta apasionante y edificante. Lo uno porque es conocer la trayectoria de nuestra pasión.  Lo otro por ser una manera justa de gratitud hacia los cofrades del pasado que pusieron las primeras piedras del gran edificio que es el templo de la pesca. Izaak Walton y su obra " The Compleat Engler " fue uno de ellos.


En la edad media, cuando los caminos eran como poco intransitables y casi siempre inexistentes,  las aisladas comunidades de pueblerinos eran abastecidas por buhoneros y vendedores ambulantes itinerantes. Aparte de comerciar con las mercancías que llevaban, eran portadores de noticias,  y a menudo también cuentistas de historias. 


Uno de estos personajes era el proveedor de cintas y trenzas, así como de otros materiales baratos,  de hecho era un mercero movil y andarín, una especie de mercería ambulante.  Para poder anunciarse así mismo y sus mercancías,  cosía trozos de trenzado y lazos sobre su vestimenta,  para que los aldeanos y otros potenciales clientes pudieran identificarle y ver inmediatamente quien era. Entre la mercancía que vendía,  había un trenzado o hilaza llamado caddis o caddys.

El industrioso y pequeño gusano que la gente veía en los ríos y arroyos,  también se engalanaba así mismo con trocitos de retales y otros materiales,  de esta manera se le llamó el gusano caddis. Esto la verdad pudiera ser un antiguo cuento de los propios buhoneros, o simplemente otra historia más.  Existen otras versiones sobre la raíz de la palabra caddis, pudiera derivar de la misma rama de " caddy ", como en la caja de té ( tea caddy ), en el sentido de caja y embase. Me gustaría creer en la primera interpretación,  aunque solo sea porque es más romántica. 

Izaak Walton en su libro " The Compleat Angler ", El Perfecto Pescador de Caña 1653, se refiere a esta criatura de la naturaleza como un gusano envasado o gusano caddis, también llamado gusano de cebo. En esos lejanos tiempos Walton se dió cuenta de la importancia de la larva caddis,( larva de tricóptero, canutillo), como alimento para muchos peces. También reconoció un número de especies diferentes y anotó como algunos se daban más en unos ríos que en otros.

El primer caddis que menciona Walton es el " flautista ", un canutillo de alrededor de 2,5 cm. de largo, con una funda hecha de tallo de junco, literalmente un canutillo. También menciona el hecho de que los cuerpos de las larvas cambian a un tono amarillento cuando se guardan durante unos días,  y lo aconseja para pescar con el a cebo natural.

El segundo caddis que Walton menciona es el llamado " espolón de gallo ", algo más pequeño que el " flautista ", su forma es afilado en un extremo,  y su funda está hecha de pequeñas conchas, gravilla y cieno, y tan singularmente construida que es una maravilla imposible de fabricar por las manos del hombre,  como tampoco puede serlo el nido de un martín pescador, el cual está hecho con espinas de pequeños peces, tan geométricamente entrelazadas y dispuestas que nada parecido puede ser hecho por el arte del hombre. 

Walton menciona un tercer gusano de canutillo, llamado por algunos " gusano de paja ", y por otros " toga de gorguera ", ( algo así como, traje exterior adornado de lienzo plegado ), cuyo estuche está hecho de pequeños trozos de juncos, pajas y hierbas acuáticas,  unidos entre sí por limo apelmazado e insertados alrededor de su estuche dispuestos oblicuamente.  Walton lo describe como muy parecido a la posición que adoptan las púas de los erizos cuando estos se encuentran ante un peligro inminente.

Walton reconocía el hecho de que hubiera muchas especies,  ya que en su diálogo con su pupilo dice : 《 Yo os diré discípulo que en distintos paises hay diversas clases de gusanos de canutillo, que en verdad son tan diferentes como pueden serlo los perros,  es decir tanto como un chucho vulgar y un galgo lo son,.... pueden alimentarse y crecer en ríos y diminutos arroyuelos que vierten en los ríos más grandes, y yo pienso que es el cebo más apropiado para estos rios que cualquier otro.  Yo no se cómo o de que reciben la vida o en que coloreada mosca se transforman,  pero indudablemente ellos son la perdición de muchas truchas 》, y sigue diciendo a su pupilo,《... solo os recordaré que conozcáis estos y sus diversas clases y la mosca en que cada gusano de canutillo se convierte,  y después como utilizarlas, primero como gusano y después como mosca, y esto es un arte que cada uno que aspire a convertirse en pescador de caña no puede dejar para después, ... Os diré discípulo lo que yo oí en cierta ocasión : " No envidio a aquel que come mejores viandas que yo, ni a quien es más rico, o al que lleva mejores vestidos, no envidio a nadie, envidio tan solo a quien pesca más peces de los que yo pesco ". Y un hombre semejante demuestra estar en el camino de convertirse en un verdadero pescador de caña, y esa noble emulación la deseo para vos y para todos los jóvenes pescadores.

Izaak Walton escribe la primera edición de " The Compleat Angler " en 1653, a la edad de 60 años, no es hasta la sexta edición,  30 años después cuando figura por primera vez una segunda parte escrita por Charles Cotton.

Izaak Walton no es pescador de mosca, copia sin ningún rubor las moscas de Dam Julyans Barnes, lo mismo que lo habían hecho otros cofrades, es por esta razón que Charles Cotton poeta y escritor Inglés,  amigo y discípulo de Walton, aunque mucho más joven fue invitado por Walton a escribir la segunda parte compuesta de doce capítulos, donde centra gran parte aunque no exclusivamente en la pesca con mosca seca o la pesca en la superficie de la trucha y el timalo, dedicando dos capítulos enteros a la colección de moscas para cada mes del año, basándose en la identificación y posterior imitación de los insectos naturales, también da alguno consejos de como pescar con insectos naturales especialmente con la Mosca de la Piedra ( Stone Flie ), y la Mosca de Mayo ( Green Drake ). También enseña a su pupilo como montar una mosca artificial paso a paso. En sus modelos usa básicamente dubbing para el cuerpo de las artificiales y un par de alas generalmente de pato, también monta algunos modelos en palmer o hackle. Finalmente nos propone una receta para cocinar una trucha recién pescada, a mi juicio más complicada de preparar que algunos de sus dubbings, completando así " El Perfecto Pescador de Caña ".

Ya en la portada misma de su hobra introdujo el religioso y dulce Walton una sentencia evangélica, 《 ¡ A pescar voy !, ¡ También nosotros vamos con tigo ! 》. Walton discurre a cerca del arte de pescar con caña en diálogos que duran 5 días,  y los dos principales interlocutores son el maestro ( Piscator ), y su discípulo ( Venator ), interviniendo también en ellos un alconero, una pupilera, una lechera, Maudlin, Pedro, Coridon y quizás alguno más,  pero por lo común no hablan más que el maestro y su discípulo. 

Los diálogos discurren acerca de la pesca con caña y de los peces, truchas, barbos, tencas etc. que con ella se pueden pescar, y también de sus costumbres y maneras de vivir, y a modo de distracción introduce reflexiones sobre el arte de la pesca y sus encantos, bien en poesía,  bien en versos que se refieren a el o al campo.

Walton amaba la música y al final de su diálogo del día cuarto incluye unos preciosos versos. El ritmo de su lenguaje y estilo obedece al ritmo de sus sentimientos,  porque el corazón de Walton más bien que latir fluia como las aguas mansas de los ríos en que vertió su arte. Y ¿ Como no había de amar la música un espíritu contemplativo que se apacentó en las tranquilas riberas de los ríos Ingleses, ya que es el paisaje en el reino de las formas visibles lo que la música en el reino de los sonidos ? Un paisaje es como una sinfonía donde confluyen agua y tierra, y aire, y hasta fuego.

Walton hablando de las diversas especies de gusanos de canutillo que pueden servir de carnaza o cebo a los peces nos habla de esas, 《... moscas, gusanos y criaturillas vivientes conque el sol y el verano adornan y embellecen las riberas de los ríos y los prados, para recreo y contemplación,  más para nosotros los pescadores que para cualquier otro que no lo sea 》,¿ Como no gozar de la contemplación junto a los ríos ? Dice Walton 《 ... no hay vida tan feliz y tan alegre como la del pescador de caña que se gobierna bien 》.

La alegre piedad de Walton, y su dulce mansedumbre, le da una gracia especial,  un fino y simpático humorismo de que se encuentra lleno su libro, como aquella vez en que al romper una trucha la cuerda y exclamar Piscator : ¡ Ay ! lo ha roto todo, queda media cuerda, he perdido un buen anzuelo 》y contesta Venator ( discípulo ) : 《 Si, y también una buena trucha 》replica el maestro :《 No, no se ha perdido la trucha, porque hos ruego tengáis encuenta que nadie puede perder lo que jamás tuvo》.

Y termina la primera parte del dulce libro diciendo Piscator :《 ... y sobre todo seamos amantes de la virtud y atrevamonos a confiar en su providencia y seamos tranquilos y vayamos a pescar a la caña》.

Llegado ha este punto yo me pregunto ¿ Que diría el Sr. Walton o Charles Cotton o el mismísimo Fernando Basurto si levantaran la cabeza y vieran en que se han convertido los ríos que ellos tuvieron la suerte y la gloria de pescarlos ? No quiero ni pensarlo.

La pesca como el cine ya no es lo mismo, el pescador tradicional por una razón u otra está desapareciendo del río, y está entrando en escena una nueva figura " El Barredor Mecánico ", una especie de guerrero pretoriano, con una gran sacadera a la espalda a modo de escudo, y dos y hasta tres cañas en ristre como si de lanzas se tratara. No, no tengo nada en contra, faltaría más ! Yo les admiro y aveces les envidio por su tenacidad para barrer las migajas que quedaron de otra época y además en unos ríos moribundos. Pero a la vez pienso que la pesca es algo más que sacar peces, y sinó lean el libro de Izaak Walton.


Izaak Walton

Artificial montada en palmer o hackle

miércoles, 6 de agosto de 2014

EL PORMA, CUNA INMACULADA EN LA NIEVE DE LAS ALTAS MONTAÑAS.

Estoy agazapado, pescando el Porma a lo indio, como a mi me gusta pescarlo, y es que en este río me siento como en mi casa,  en el encuentro todo lo que un pescador a mosca seca puede desear. No es que me guste más la pesca a trucha vista que la pesca al agua, lo que pasa es que estos escenarios me permiten más efectividad en los lances y más ajustados.

Son aguas aveces de difícil vadeo, donde predominan las tablas con corrientes laterales y canales formados por ocas, una especie de laberinto vejetal que dificulta el paso e impide muchas veces llegar a los sitios que queremos pescar, pero que son muy interesantes para hacernos con algún buen ejemplar.

Aquí nadie te va a regalar nada, todo lo tienes que hacer y discurrir tu mismo,  después de recibir algún que otro rechazo podrás empezar a hacerte una idea de lo que te espera,  porque un simple tono diferente en el collar de flotación o en el cuerpo de la artificial será causa más que suficiente para que te la rechacen.

Son muchas las eclosiones y movimientos de moscas a lo largo de la temporada,  las increíbles y extrañas emergentes, las rápidas y fulgurantes pupaes de tricópteros, los pequeños y desesperantes dípteros, las hormigas, y un sinfín de ephemerellas de todos los tamaños y tonos que no te lo van a poner fácil.  Con el tiempo, entre éxitos y fracasos podrás ir confeccionado tu particular caja de moscas del Porma, pero eso te llevará algún tiempo.

Es frecuente escuchar que este río ya no tiene truchas, generalmente lo dicen pescadores que conocieron un tiempo en que llenar la cesta era relativamente fácil y que les cuesta acostumbrarse a la nueva realidad,  lo cierto es que teniendo tanta defensa como son las plantas subacuáticas, tantos recodos, canales e islas, hay que buscarlas para encontrarlas, con esto no quiero decir que el Porma de hoy sea el que fué, por desgracia no es así,  ni este río ni ningún otro, por lo que hay que empezar a desterrar viejos tópicos y a mejorar lo que tenemos.

El río Porma según los lugareños ha elegido para nacer el pueblo de Cofiñal, perteneciente al término municipal de Puebla de Lillo, en el paraje conocido como " El Páramo ", donde una fuente del mismo nombre vierte sus aguas al arroyo del Páramo, a 8 kilómetros aproximadamente del pueblo, en dirección al puerto de Tarna, por la LE-333, nada más dejar atrás el pinar de Lillo, en plena reserva nacional de caza de Mampodre, entre una verdadera reliquia forestal de hayas, abedules,  servales, acebos, aranderas y brezos. Para otros si embargo, el verdadero nacimiento del Porma tiene lugar antes, aproximadamente a 6 kilómetros del pueblo,  en el puente que cruza la carretera LE-333 en dirección al puerto de Tarna, donde se unen el arroyo Pinzón y el arroyo del Páramo.

Lo cierto es que los verdaderos artífices del nacimiento del Porma lo conforman la unión del arroyo Zampuerna que nace en las estribaciones de la Sierra Mongayo, y que desciende serpenteando bellos parajes como un denso bosque milenario de casi 4000 años de antigüedad,  donde se mezclan con hayas y robles grandes pinos silvestres de especie autóctona,  los más magestuosos de la provincia Leonesa, y el arroyo los Carros que también desciende de la misma Sierra, dando lugar al arroyo del Páramo.

Dejando atrás los dos nacimientos,  el lugareño y el oficial por diferenciarlos de alguna manera,  y a tan solo dos o tres kilómetros del pueblo de Cofiñal, recibe el Porma por su margen izquierda las aguas del arroyo Tronisco, y algo más abajo,  a cien metros más o menos y por su margen derecha las del río Isoba, que nace en el puerto de San Isidro, y que para mucha gente aquí comienza el Porma propiamente dicho.

Dejando atrás los pueblos de Cofiñal y Puebla de Lillo, y dentro del coto de Vegamián, aguas abajo del límite superior ( puente de Redipollos ), vierten sus aguas varios arroyos y los ríos Bueno y Silván, este último nace en el valle de Isoba y desciende por el mismo valle alfombrado de una gran pradera y de una belleza envidiable.  Aquí el río se toma todo el tiempo del mundo, hasta marearse en un laberinto de curvas y escabando bajo el praderio refugios inaccesibles para proteger sus truchas autóctonas.  Ya en la parte final de su recorrido y antes de abrazarse al Porma, recibe el aporte de varios arroyos que descienden de la Sierra de la Cuerna, y del río Celorno que nace en el valle de Respina.

Esta tierra Leonesa es así,  tiene valles capaces de fabricar ríos tan hermosos como el Silván, y brisas en verano que curan mejor la cecina que las heladas de invierno.  A principios de primavera,  cuando el Silván amanece con toses de vaho, antes de salir el sol, entre dos luces, cuando el vientecillo limpio y frío refresca las mejillas y las manos, se oyen los primeros chasquidos,  unos chasquidos sobrecogedores que se expanden en el eco del valle, chac, chac, chac, como si alguien chasqueara la lengua contra el paladar, chrrec, chrrec, chrrec, toc, toc, toc, como taponazos de champán,  es la voz del rey de las aves y del silencio, es la voz del urogallo, empieza la época de amores, el macho cesa momentáneamente su canto y espera.... de repente se escuchan sones de guerra,  es el chasquido de otro macho,  es una contestación a su canción de guerra y amor,  el se da por aludido y enardecido grifa las plumas de la garganta y despliega la cola en abanico,  al tiempo que eleva el pico como si rezara al cielo y recomienza su canto, esta vez con más ardor que antes, tapándose los ojos con los párpados,  concentrándose en la voz que emite,  como si no quisiera perderse ninguna nota, la orquesta del bosque suena por todo el valle, bella balada de amor en su más primitiva expresión.  La hembra pasiva espera acontecimientos,  el entonces se muestra galan, haciendo la rueda para que ella se aperciba de su belleza,  pero sigue indecisa y hace un amago de marcharse,  el macho seguro de si mismo la ataja y la da suaves empollones hasta que ella se deja convencer y consiente el apareamiento y la posterior cópula. Entre tanto comienzan a salir los primeros rayos de sol, y se escuchan en la lontananza ladridos semejantes a los de un perro, son agudos y potentes, capaz de dejar ensimismado a la persona que lo escucha por primera vez,  es el principe del bosque,  es el corzo, pero esa ya es otra historia. 

A la altura de Camposolillo, ya dentro del pantano del Porma pero en el coto de Vegamián, vierten sus aguas el río Solle que nace en el pueblo del mismo nombre, de la unión de los arroyos Reguerín y La Yosa y el río el Valle que desciende de las alturas del macizo de Mampodre, y algo más abajo lo hace el río Orones, que también nace en las alturas de Mampodre y pasa por el pueblo del mismo nombre, y ya dentro del pantano propiamente dicho lo hacen muchos arroyos y regeros que descienden de los valles colindantes, y que entre ellos conforman una nutrida red de arterias fluviales,donde encuentran cobijo infinidad de plantas y animales que en algunos casos son endémicas de esta zona.

Entoces el Porma ya regulado, en un alarde de poderío baja ancho y decidido y en breve se pone bronco y ruidoso en la primera gran curva, a la altura de Remellan. El primer puente que cruza es el de Cerecedo, límite inferior del antiguo coto de Remellan, que en verano está siempre camuflado por la espesura vejetal, es puente privado y además tiene categoría de acueducto.  El siguiente puente es el de Las Caldas, este es para quitarse el sombrero,  es un alarde de ingeniería del siglo XII, aunque el petríl o muro de seguridad original haya sido sustituido por placas de hormigón pintadas de amarillo, hasta mediados del siglo XIX todo el que pasara por el debía de pagar el " portazgo ", osea el villete de peaje, hoy sin embargo apenas pasan algunos vecinos de la zona.

Después de dejar atrás la vega de Boñar y el coto de Vegaquemada, siempre flanqueado por choperas y praderio, el Porma se presenta en el pueblo de Lugán ensallando otra curva para no perderse detalle de esta Villa y sus gentes, y rinde pleitesia cuando pasa ante la iglesia haciendo la reverencia en forma de una hermosa tablada, donde su afilada torre se refleja en las mañanas soleadas y en las noches de luna, creando un espejo que duplica la belleza de este lugar.

Ya en el coto de Cerezales su caudal comienza otro reparto, porque aquí nacen viejas presas que habrán de regar unos maizales y fincas de forraje que ya empiezan a ser importantes.  Entonces el Porma recibe a la altura del pueblo de Ambasaguas y dentro del coto de Cerezales el importante caudal del Curueño, aunque en verano este río llege aquí muy mermado, con todo su crédito perdido, aun así, las aguas del Porma serán suficientes para alimentar aguas abajo, la única piscifactoría en la que se crían y se estudian las truchas comunes, la especie autóctona de los ríos Leoneses, el cuartel en que celosamente se guarda el caudal genético de la trucha fario, y el futuro de muchos de nuestros tramos fluviales, que serán repoblados con alevines conseguidos a partir de huevos fecundados por reproductores autóctonos de cada cuenca.

El Porma en Vegas del Condado se hace acompañar por una esuberante arboleda y soto, aguas abajo del puente de Villanueva del Condado, en el lugar conocido como " Puerto del Catalán ", comienza el Condado I, su recorrido finaliza en la piscifactoria de Castrillo del Porma, donde continua el Condado II, finalizando a la altura de la localidad de Villimer. Aquí ya se empieza a intuir el imperio agrario de maizales y cultivos interminables, que será la constante hasta que el Porma sin perder su orgullo se rinda y entrege sus aguas al río Esla dentro del coto de Marne, a la altura del pueblo de Roderos, en el termino municipal de Villaturiel que es su destino final..

Entonces el Porma vuelve atrás su memoria recordando el nacimiento puro y limpio de los arroyos que le dieron vida, cuna inmaculada en las nieves de las altas montañas,  vida fecunda poblada de frondosos bosques y de inmensos valles, donde a lo largo de su curso entre praderios y fertiles vegas se labra el pan de cada día,  y luego placida muerte al desaparecer en el Oceano infinito, ....sigo agazapado, encudriñado entre la maleza esperando mi oportunidad frente al pez, como una pieza más en el equilibrio ecológico,  fundido con la naturaleza, sin alterarla, gozando del mágico mundo de la pesca y del fascinante espectáculo que a cada momento me ofrece, oigo el sisear de las ramas de los árboles cuando las peina el viento, pero nada perturba mi concentración,  nada necesito, nada añoro, solo se que volverá a cebarse, entonces será mi oportunidad.




Mapa de nacimiento del Porma, hacer clik para verlas mejor.
Algunas fotografías del Porma y su entorno

viernes, 11 de julio de 2014

HISTORIA DE UN DÍA DE PESCA EN EL OMAÑA.

La más pequeña e insignificante cosa del río siempre excitó mi admiración y mi curiosidad. De niño cuando mi madre me preguntaba ¿ donde has estado todo el día ? Yo la contestaba .... por ahí, por los praos a ranas y nidos, nunca la dije que había estado en el río.  Con el tiempo la pesca me ha permitido conocer mejor los animales y las plantas y unirme de forma muy fuerte a ellos.
El Omaña es un río truchero de renombre,  y uno de los más hermosos de la provincia Leonesa, gracias a que sigue conservando gran parte de su privilegiada riqueza natural al no estar regulado en cabezera, manteniendo en sus márgenes algunas de las más bellas alisedas y bosque de ribera.
En su curso medio-alto, a la altura de los cotos El Castillo y la Omañuela, su discurrir es sereno, al ritmo de las crecidas y estiajes que marcan las estaciones.  Aquí el Omaña empieza a perder pendiente y poco a poco va apaciguado su energía y depositando los materiales que aguas arriba sustrajo a la montaña, entonces el río adquiere todo el protagonismo, y vértebra este territorio haciéndose siempre visible por la densa vegetación de ribera,  que serpentea junto a su cauce divagante entre suaves meandros.  Sus aguas cristalinas desfilan escoltadas por una doble guardia de alisos y sauces, que en invierno están firmes como soldados presentando las armas de sus ramas desnudas, y en verano flexibles se extienden como toldos formando auténticas galerias de sombras,  llegando en ocasiones a tocarse las dos orillas.  Las numerosas y robustas raíces sumergidas en el agua y frecuentemente visibles,  abrazan con fuerza el talud de las márgenes evitando que la fértil tierra sobre la que viven sea arrastrada por el agua, y controlando la erosión en épocas de crecidas.

Pedreros de cantos blancos quemados por el sol, se disponen en los ribazos desplazándose con cada nueva crecida, son refugio de lagartijas y de las inonfensivas culebras de agua, que al calor del sol de verano activan su sangre fría y hacen sus nidos,  sabedores de que cerca del agua siempre ha estado la vida.  No muy lejos anda el mirlo acuático,  rechoncho y negro con babero blanco,  bucea apeonando por los rabiones en busca de larvas de insectos acuáticos.  La señora lavandera, muy frágil ella, de vientre amarillo limón, dorso cenizo y larga cola blanquinegra persiguiendo activamente las efémeras que eclosionan. En los canturriales despegando con alas en arco reside el andarrios, que si tiene cerca el nido simula el hacerse el herido piando y arrastrándose ante el intruso. Las pasadas rastreras de golondrinas y vencejos,  animan la tablada y ponen en alerta al avispado pescador. El croar de la rana verde o ranita de San Antón y sus saltos de huida entre las ocas. El simpático desmán o topo de agua,  muy discreto el, parece una pequeña rata, de pelaje gris acero con su curiosa trompa plana y ojos ratoniles, se mueve agilmente en los remolinos removiendo cantos con el hocico en busca de gusarapas y maraballos, al incorporar al pelo burbujas de agua parece una bola plateada. Los sapos, reconocibles por su color marrón y piel berrugosa, tienen mala fama entre los pescadores porque dicen que cuando empieza el desove " la sapina " amedrentan a las truchas que dejan de tomar cualquier alimento y se refujian en los pozos. Galerias de la rata de agua entre los juncos y sus tallos comidos delatan la presencia de este roedor anfibio, reconocible por su librea parda, hocico chato, cortas orejas y pequeño rabo. La buena situación de este río también se manifiesta con la presencia de uno de los mamíferos más cautelosos y un voraz consumidor de truchas, la nutria, fácil de rastrear por sus excrementos pero difícil de sorprender. 

Nutrias y truchas así como otros depredadores como la garza real de plumaje gris azulado, no prosperarian sin la existencia de otras muchas formas vivas en el agua y que en su mayoría pasan desapercibidas a los pocos observadores. La comunidad de invertebrados en el río Omaña es muy variada y cambia en los distintos tramos del río en función de las condiciones del agua,  temperatura,  cantidad de oxígeno o de materia orgánica disuelta, la adaptación a estas condiciones es tan precisa para algunos de estos seres, que grupos como algunas familias de tricópteros y efemerópteros, coleópteros ( escarabajos acuáticos ), odonatos ( libélulas y caballitos de río ) y especialmente algunos plecópteros estan considerados por los biólogos como indicadores de la calidad del agua. 

Este río además por sus características peculiares permite albergar una flora rica y diversa que desempeña un papel fundamental en el ecosistema.  Para algunas plantas acuáticas no resulta sencillo vivir en el agua,  para soportar las fuertes corrientes algunas de ellas como la hierba de San Antonio, los junquillos,  o la oca ( ranúmculos ) desarrollan raices largas y flexibles,  así como tallos y hojas que lejos de ofrecer resistencia a la corriente se mecen con ella. En primavera verano cuando florecen sobre el caudal resulta todo un espectáculo,  entonces si que nada hay tan hermoso en cuanto pueden ver ojos humanos,  un sinfin de pequeños animales viven entre ellas, insectos,  moluscos y crustaceos, todos contribuyen a engrosar la variada dieta de las truchas y otros seres vivos.

Al alejarnos de la orilla, los alisos y sauces son sustituidos por choperas, fresnos, olmos y multitud de arbustos favorecidos por la fértil tierra y un ambiente fresco y húmedo que se mantiene incluso en el rigor del verano.  Antaño estas riberas eran aprovechadas para el cultivo de linares para la obtención del lino con el que se tejia la ropa, también huertos que ofrecían productos para el consumo de la casa, o prados de siega en los que recoger la hierba que alimentaba el ganado, ahora sustituidos por otros cultivos forestales como las choperas, una nueva forma de rentabilizar unas tierras que el despoblamiento condena al abandono.

Todavía hoy entre los campos y fincas se insinúan algunos linderos de sebes o muros de piedras como se conoce aquí en León a los setos vivos que delimitan la propiedad, un entremallado de mimbres y varales junto con zarzas y rosales silvestres entre troncos de paleras que la destreza de la mano del hombre iba perfeccionando con años de podas sucesivas. Son los últimos reductos de esos bosques de ribera que han cumplido su función con un destacado papel ecológico y económico,  protegiendo las fincas del viento,  aportando alimento y sombra para el ganado y leña para el hogar, así como pequeños frutos, setas, moras, majolinos, brunos etc. La sabiduría de la vida rural supo conjugar en tiempos de escasez multitud de pequeñas actividades para complementar la economía familiar y garantizar la supervivencia. 

El pescador que frecuenta estos parajes tiene ante si, no solo la posibilidad de disfrutar de su afición favorita,  sino también de observar la comunidad faunistica asociada a estos bosques de ribera.  La calma, la soledad y el silencio que en determinadas horas del día reinan en el río,  proporcionan el ambiente adecuado para concederse el placer de recrear la vista y el oído.  Entre la maraña de mimbres y troncos encuentran cobijo y alimento multitud de pequeños mamíferos como los topillos campesinos, ratones y lirones, especializados en su captura están las comadrejas de cuerpo tubular, dorso canela y vientre blanco, los armiños y el turón, consumidor de ranas, culebras y ratones. Multitud de pajarillos frecuentan estos ambientes, el diminuto chochin, el ruiseñor o el mirlo, también jilgueros y verdefinos, todos fáciles de identificar y que con sus cantos nos regalan una constante y variada melodía antiestrés,  natural y ecológica,  todo favorecido por el grano que encuentran en las fincas, los frutos silvestres, así como por la comunidad de insectos y otros pequeños imbertebrados que garantizan los ciclos de vida en estos lugares, caracoles, babosas, arañas, todos constituyen lo que los técnicos denominan cadena trófica y que aquí en este río se manifiesta de una manera especial. 

Este entramado de fincas, bosquetes y prados, que por desgracia van desapareciendo por el desuso, son de un enorme atractivo paisajistico y de incalculable valor ecológico y cultural. Asociado a esta riqueza biológica se encuentra un interesante patrimonio cultural, que refleja una forma ancestral de trabajo y de relación con el entorno, un ejemplo lo tenemos en el sistema de riego que en muchos casos remonta sus orígenes a estructuras agrarias medievales promovidas por los monasterios que iniciaron la repoblación de estas tierras tras la reconquista. Una vasta red de presas, acequias y regueros llevaban el agua a los rincones más alegados del cauce, las presas tomaban el agua a través de un puerto preparado en el río con troncos, cantos y ramas que a modo de dique permitía derivar el agua.  Todavía hoy en el ejercicio de la pesca no es difícil tropezarse con alguno de estos puertos.

El abandono del medio rural y sus formas de vida, la despoblación y el progresivo envejecimiento de las gentes que siguen aferradas a su tierra, está condicionado un radical cambio en los paisajes tradicionales,  los campos sin labor ni pastoreo están dando paso a una naturaleza prodiga, que empieza a cobrar lo que le fué arrebatado durante años, tierras antes de centeno y trigo se van paulatinamente cubriendo de matorrales de escoba, piornos y urces que en primavera generan una impresionante riqueza cromática y paisajistica, vuelven a aparecer los robles que una vez fueron talados para obtener tierras de cultivo y pastos. Es el ciclo de la vida que el hombre sigue empeñado en seguir jugando un destacado papel en el manejo del entorno con nuevas construcciones,  pistas, torres, repetidores y la amenazante sombra de los parques eólicos que si nadie lo remedia sembraran con aerogeneradores algunos de los cordeles más bellos de esta comarca Omañesa declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera.

Me biene a la memoria tantos recuerdos y añoranzas de este río,  que no puedo por menos que dejar de mencionar al entrañable guarda de esta zona que fué Paulino. Personaje de patillas de hacha, bigotes bien poblados, sonrisa blanca y elocución expansiva, así lo describió nuestro querido y desaparecido D. Miguel Delibes. Paulino fué un guarda de leyenda, más que un simple vigilante fué una especie de dios que todo lo ve, un espejo en el que mirarse algunos guardas de hoy, los frezaderos los rodeaba con alambre de espino y los cubría con el mismo material, de el todos aprendimos como hay que trabajar estas aguas con la ahogada, cuando una trucha grande rechazaba algún mosquito de la cuerda exclamaba ¡ oste que trucha ! Las muy zorras las saben todas, y de inmediato cambiaba el mosquito por otro. Estoy seguro que todos los discípulos de Paulino yo incluido, jamás podremos pescar ni conocer el río con la exactitud y seguridad que lo hacia el.

La semana pasada me acerqué a pescar este tramo del río Omaña, al final resultó ser un buen día sobre todo en cantidad,  pero también en calidad ya que algunas truchas superaron los trenta cm. De regreso a casa me paré a tomar una cerveza en el bar de "sandalio " donde antaño las cuadrillas de pescadores se reunian para contar las anécdotas de la jornada y refrescar las resecas gargantas,  mientras tomaba la cerveza apoyado en la barra, mi vista se desvió hacia unas botellas antiguas con algo de polvo que reposaban en la estantería, entonces todos mis recuerdos se comprimieron en un instante y pensé que la vida de un pescador pasa muy rápida y que es demasiado bella para vivirla solamente una vez, me acordé de mis padres y de algunos pescadores que conocí en este río y de otros muchos que ya no están con nosotros y que se fueron para, gozar eternamente en los maravillosos ríos de aguas puras y cristalinas llenos de truchas que sin duda Dios tiene dispuesto en el Cielo para premiar a todos los pescadores buenos y sencillos como fueron ellos.Ya dentro del coche, prosiguiendo mi regreso a casa seguía pensando ...soy un afortunado por ser pescador, y doy gracias a Dios por haberme permitido conocer este mundo místico. 

Tunel vejetal en el Omaña
Las robustas raices de los alisos

La huerta y sus frutos



La trucha del Omaña

Los bosques de ribera y el cervatillo
El río Omaña.