BIENVENIDO AL MAGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA

《 Hay que ser, o haber sido pescador, para conocer el goce infinito de la integración del hombre en la Naturaleza. El pescador vive la explosión de la primavera, el rigor del verano, la suavidad del otoño y la tristeza del invierno, conoce la afanosa vida de los insectos, el crecimiento de las plantas, el jugueteo de las aguas, el instinto y la astucia de los animales silvestres, la imponente majestuosidad de las montañas y la sencillez de los prados y las tremendas fuerzas desencadenadas de la naturaleza...》
Prologo del libro LA PESCA DE LA TRUCHA en los rios de León, de Jesus Pariente Diez.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

HISTORIA DE UNA CAÑA, R.L WINSTON.

Su historia comenzó en San Francisco, bajo el nombre de Western Fishing Rod Company. En 1929 se hicieron cargo de ella Robert Whither y Lew Stoner, cambiaron el nombre de la firma por Winther -Stoner y las cañas se llamaron Winston, por la contratación de los apellidos y R.L. por las iniciales de sus nombres. Ambos socios eran excelentes mecánicos, Lew además era inventor y había patentado varios artilugios como un afilador de cuchillos, de joven había quedado fascinado por la construcción de cañas después de haber reparado una de bambú que había roto pescando, en poco tiempo se crearon una gran reputación como fabricantes de cañas de bambú. Lew diseñó una serie de cañas que pulverizaron todos los récords anteriores de lanzado. Con la Winston, pescadores normales podían lanzar varios metros más lejos que los récords del mundo de hacia solo unos años. En los años 30, la pesca a mosca se hizo muy popular en San Francisco, en 1938 Winston desarrolló la primera caña de bambú hueca para conseguir con el mínimo peso la máxima potencia. En aquel año, un tal Marvin Hedge estableció un nuevo récord del mundo usando una de estas cañas, que sobrepasó el antiguo récord en casi 12 metros. En 1945, Doug Merrick pasó por la tienda de Winston buscando una caña y encontró un empleo, fue socio hasta 1957, cuando Lew Stoner murió todo el negocio quedó para el. Doug Merrick continuó la tradición artesanal utilizando sus muchos años como pescador a mosca y fabricante de cañas para perfeccionar aún más sus productos.
En 1967, el Internacional Fario Club de París concedió a Doug Merrick la medalla por el extraordinario trabajo y aportación de conocimientos a la caña de bambú refundido. A principios de los años 50 Winston incorporó las características de lanzado de sus cañas de bambú huecas al nuevo material, la fibra de vidrio, inmediatamente éstas cañas se hicieron muy populares como una alternativa ligera al bambú. Tom Morgan adquirió el negocio de Doug Merrick en 1973, y ha continuado con la tradición de artesanía y diseño que ha marcado la larga historia de la Winston. Con el desarrollo del grafito normal y también con el IM6, Winston ha mejorado enormemente sus cañas, incorporando estos materiales más ligeros y de respuesta más rápida, sin arriesgar nunca la acción fluida y equilibrada que se ha denominado "la acción Winston " y colocando a Winston por encima de otros fabricantes desde finales de los años 20. En 1976,la compañía se trasladó a Montana para estar más cerca de la buena pesca, lo cual es esencial para el buen desarrollo de la construcción de cañas. En 1991, Winston fue comprada por David Ondaatje, un gran aficionado a la pesca con mosca, capaz de seguir la larga tradición de calidad y amor a este deporte. David está empeñado en perpetuar los valores que han caracterizado a Winston, el dijo : nuestro objetivo es mantener la reputación de calidad y una absoluta dedicación por seguir construyendo las mejores cañas de mosca que se puedan encontrar en el mundo.